8.7.12


Cuándo las lágrimas lloran los rincones, no hay dónde esconderse.
Los rincones nunca han sido para esconderse pero son los mas placenteros para dormir.
Las lágrimas no salen cuándo duermo; no se puede llorar soñando, no se puede soñar contigo, no se puede dormir en un escondite, los escondites no pueden dormir con nosotros, las lagrimas no pueden esconderse de nosotros, nosotros somos lagrimas extañando dormir; descansar placidamente en un suelo frio y gris, como cual cemento en el corazón, seco, esperando humedecerse con algúnas cuantas penas nubarrosas.

Amar y dormir solieron ser palabras, las palabras solieron ser palabras, amar y dormir solieron ser rincones durmientes, espacios silentes para ahuecar la nuca tras un día de estres y dormir en un rincón medio soleado, medio nublado, con los ojos medio abiertos para ver si medio lloro y darme cuenta de que somos lágrimas tratando de buscar un descanso en la superficie mas próxima a encontrar. Aún así las lágrimas no duermen, solo descansan, mientras que nosotros seguimos sufriendo insomnio de amor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivero

  • 2 (2)
  • 11 (1)
  • 9 (1)
  • 8 (6)
  • 7 (2)
  • 6 (1)
  • 5 (10)
  • 4 (13)
  • 3 (4)
  • 2 (12)
  • 1 (1)
  • 11 (1)
  • 10 (1)
  • 9 (3)
  • 8 (11)
  • 7 (2)
  • 6 (1)
  • 4 (5)
  • 3 (15)
  • 2 (11)
  • 1 (9)
  • 12 (4)
  • 11 (4)
  • 10 (1)
  • 9 (9)
  • 8 (3)
  • 7 (2)
  • 6 (7)
  • 5 (5)
  • 4 (7)
  • 3 (3)
  • 2 (5)
  • 1 (5)
  • 12 (2)
  • 11 (4)
  • 10 (5)
  • 9 (84)
  • 8 (7)
  • 7 (12)
  • 6 (8)
  • 5 (9)
  • 4 (22)
  • 3 (12)
  • 2 (5)
  • 1 (11)
  • 12 (18)
  • 11 (14)
  • 10 (20)

Seguidores