4.6.12

Exposición - Residuos de la oscuridad



“...desmentidos por esos fantasmas mas fuertes que el mundo, inventándolo por adelantado para destruirlo mejor en su último reducto...” .- Julio Cortázar



No hay nada que encontrar entre tanta ausencia porque es difícil ver y encontrarse. Es difícil saber que es nada y cuándo no está.
Cuando no hay nada podemos decir que la ausencia no es tanta; puede haber algo aún y así sea nada o no, se podrá sentir algo.
La nada también se siente (por eso se nombra); no se tendría que encontrar algo, aun así se busca; pero las búsquedas son en la ausencia.

Al ser itinerantes somos ausentes. Al ser itinerante la nada; la nada es ausente.

Encontrarse en la búsqueda de algo entre tanta ausencia es hablar con fantasmas y espejismos. La invisibilidad puede ser un recurso más fidedigno que la visibilidad mientras tanto uno tenga en cuenta que lo que se tendrá no valdrá; solamente será. A esto me permito creer en que es posible no tener algo, aún y cuando se tenga una prueba fehaciente de que sí se consiguió.

El valor de lo invisible radica en cuán etéreo puede llegar a ser, deja de ser un valor que da un significado por algo que ya lo es: la forma sepulcral de la ciudad en la noche; los cuerpos desvestidos por una luz inmaterial; las agonías del silencio a una puerta sin destino, fija e inexistente.

Al ser la nada una ausencia nomádica; la contemplación puede resultar un punto importante para sentirse lleno de eso que te llevó a ese lugar a contemplar: encontrar residuos de esas sensaciones (en lo estático) que propició la luz o aquél sonido lejano que llamó la atención de tu oído y te llevó a observar al costado de la calle un perro quitándose las pulgas.
La contemplación sugiere a la metáfora la condición de que la nada sea un paradigma del tiempo (la metáfora es momento y en el momento nace otro residuo).
Al interés por divisar los “quehaceres” de la contemplación lo llamó poesía; por la confrontación con un mundo que cree saber lo eterno a sabiendas de lo indefinible (y todo el léxico que se pueda con prefijo -in) que es. Por eso la necesidad de encontrarla (la poesía), así sea a través de cualquier cámara u otro medio, soporte, etc, etc.

La fotografía o el video pueden ser soportes que limiten al espectador a un contexto muy propio por su alta visualidad y correspondencia con la realidad, aun así, el espectador confluye en que lo que ve espectado es su propio espectáculo; es más la alta correspondencia con la realidad la proyección de una realidad inexistente.

“Acercarse a la fotografía como quien entra en una ciudad con la necesidad de perderse, de transitar por su silencio, de experimentar el vacío a la vuelta de la esquina”. Mecanismos invisibles (ensoñaciones) de encuentro. “La impresión de una luz en un intento por descubrir casualidades (fósiles en un desierto a oscuras) como quien encuentra en lo caliente de la arena una respuesta”.

En la ausencia: sólo la búsqueda y la posibilidad, lo demás es fortuito.


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivero

  • 2 (2)
  • 11 (1)
  • 9 (1)
  • 8 (6)
  • 7 (2)
  • 6 (1)
  • 5 (10)
  • 4 (13)
  • 3 (4)
  • 2 (12)
  • 1 (1)
  • 11 (1)
  • 10 (1)
  • 9 (3)
  • 8 (11)
  • 7 (2)
  • 6 (1)
  • 4 (5)
  • 3 (15)
  • 2 (11)
  • 1 (9)
  • 12 (4)
  • 11 (4)
  • 10 (1)
  • 9 (9)
  • 8 (3)
  • 7 (2)
  • 6 (7)
  • 5 (5)
  • 4 (7)
  • 3 (3)
  • 2 (5)
  • 1 (5)
  • 12 (2)
  • 11 (4)
  • 10 (5)
  • 9 (84)
  • 8 (7)
  • 7 (12)
  • 6 (8)
  • 5 (9)
  • 4 (22)
  • 3 (12)
  • 2 (5)
  • 1 (11)
  • 12 (18)
  • 11 (14)
  • 10 (20)

Seguidores