3.9.13

Lepra

Las palabras que tienen tu cuerpo

                                                                desde las silabas hasta las mentiras


como tu nombre
o el sonido pulmonar


se escuchan muy lejos
y con un eco que te hace ser muchos en lugar de algunos.


Esos bichos o palabras
que se imantan a tu pelo
mueren cuando hablas
dejan de ser tuyas para ser de nadie
                                                         se olvidan de vivir, desbaratan.


Y cuando no eres nadie porque todas tus palabras se han ido, salen muchas nuevas desde donde se cayeron, florecen las que se han perdido y otras ya no vuelven.


No saben decir adiós
se transforman.


Todo por no dejarte sin nada de ellas
para recordarte los usos ajenos, tus pieles imprescindibles
                                                                                  los destinos labrados desde el lenguaje
que se repiten y repiten y repiten
como las noches y los días en las cárceles.

Las palabras caídas en pellejos como "nevando en septiembre".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivero

  • 2 (2)
  • 11 (1)
  • 9 (1)
  • 8 (6)
  • 7 (2)
  • 6 (1)
  • 5 (10)
  • 4 (13)
  • 3 (4)
  • 2 (12)
  • 1 (1)
  • 11 (1)
  • 10 (1)
  • 9 (3)
  • 8 (11)
  • 7 (2)
  • 6 (1)
  • 4 (5)
  • 3 (15)
  • 2 (11)
  • 1 (9)
  • 12 (4)
  • 11 (4)
  • 10 (1)
  • 9 (9)
  • 8 (3)
  • 7 (2)
  • 6 (7)
  • 5 (5)
  • 4 (7)
  • 3 (3)
  • 2 (5)
  • 1 (5)
  • 12 (2)
  • 11 (4)
  • 10 (5)
  • 9 (84)
  • 8 (7)
  • 7 (12)
  • 6 (8)
  • 5 (9)
  • 4 (22)
  • 3 (12)
  • 2 (5)
  • 1 (11)
  • 12 (18)
  • 11 (14)
  • 10 (20)

Seguidores