26.8.12

La vida en unas cuantas horas que se pasan como el vaho de un vidrio a otro vidrio sin necesidad de respirar. No basta con ver ni con decir adios; la vida que se pasa de persona en persona y en los momentos donde no hay nadie. Podemos ser extranios y recuerdo a la vez, coincidir con tiempos exactos y terminar demorandonos; los pasos estan ahi y nuestra presencia esta ahi, ahi donde no hay nadie ni nada - ni siquiera nosotros mismos - ni siquiera la vida que se siente de lejos.

De vidrio en vidrio; la vida en baho, en vapor de unos segundos.

Nos esmeramos demasiado, de tanto en tanto - de tanto en tanto - de tanto en tanto por caminar fuera de esto que esperamos sea el esmero de un demasiado. Y un demasiado se me hace mucho para tan poca cosa que somos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivero

  • 2 (2)
  • 11 (1)
  • 9 (1)
  • 8 (6)
  • 7 (2)
  • 6 (1)
  • 5 (10)
  • 4 (13)
  • 3 (4)
  • 2 (12)
  • 1 (1)
  • 11 (1)
  • 10 (1)
  • 9 (3)
  • 8 (11)
  • 7 (2)
  • 6 (1)
  • 4 (5)
  • 3 (15)
  • 2 (11)
  • 1 (9)
  • 12 (4)
  • 11 (4)
  • 10 (1)
  • 9 (9)
  • 8 (3)
  • 7 (2)
  • 6 (7)
  • 5 (5)
  • 4 (7)
  • 3 (3)
  • 2 (5)
  • 1 (5)
  • 12 (2)
  • 11 (4)
  • 10 (5)
  • 9 (84)
  • 8 (7)
  • 7 (12)
  • 6 (8)
  • 5 (9)
  • 4 (22)
  • 3 (12)
  • 2 (5)
  • 1 (11)
  • 12 (18)
  • 11 (14)
  • 10 (20)

Seguidores